Que linda estas!!…estás mas flaca!!!

La delgadez extrema e impuesta también es violencia.

» Qué linda que estás!!… estás más flaca!!! «

«Dejé de consumir harinas y azúcar»

«Me estoy cuidando»

¿Quién no escuchó alguna vez a alguien decir las frases de arriba? Estas frases clásicas, exponen una tendencia cultural de felicitar la privación de ciertos alimentos, especialmente cuando resultan en una pérdida de peso. Encontramos todo el tiempo mucha presión que explora el lado oscuro de la regulación corporal y alimenticia. Una nueva obsesión por la salud.

¿Con qué estamos tratando exactamente? ¿En qué momento cuidar la salud se transforma en algo insano?

Lamentablemente, la línea entre lo sano y lo insano no es tan clara, ya que muchos estudios revelan que puede haber repercusiones terribles en los estilos de vida que dependen en gran medida de la restricción. Por ejemplo, un estudio realizado por Public Health England’s National Diet and Nutrition Survey mostró que un número creciente de mujeres en el Reino Unido carecen de varios nutrientes vitales como resultado de las dietas de moda y los estilos de vida que se propagan en las redes sociales. El mismo estilo de vida restrictivo y obsesionado con la salud puede llegar a condiciones médicas potencialmente mortales relacionadas con la malnutrición, la inestabilidad afectiva y el aislamiento social. Parece que seguir cuentas que muestran interminables tomas de posturas de yoga, batidos verdes y lattes de leche de almendras puede tener consecuencias perjudiciales. Es hora de tomar esto más en serio.

Cuando el estilo de vida saludable se convierte en una obsesión enfermiza: Ortorexia Nervosa

No es una sorpresa que, con el boom de las redes sociales – especialmente plataformas como Instagram que tienen contenido muy reducido – ‘fitness’ y ‘la vida saludable’ se haya convertido en un fin para los millennials. De repente, nuestro teléfono nos da acceso a la vida de miles de personas que proponen (y te enseñan) cómo conseguir ciertos estilos de vida. Y, sinceramente, ¿por qué no querrías estar sano? El problema surge cuando el discurso de lo que es ‘sano’ es miópico, y el deseo de hacer cambios positivos resulta en lo opuesto: estrés psicológico y deterioro físico. Kimberly Wick, directora de Walden Psychiatric Associates, advierte que ciertas personas pueden estar en riesgo de desarrollar un trastorno alimentario, más específicamente, en riesgo de desarrollar Ortorexia Nervosa.

Una persona que sufre de Ortorexia Nervosa está preocupada permanentemente:

  1. Por la calidad de los alimentos que está ingiriendo;
  2. comprar en tiendas de alimentos saludables
  3. y se apropia de otras opciones de estilo de vida saludable (más actividad, menos consumo de alcohol, por ejemplo)

Los profesionales de la salud son los únicos capaces de evaluar la salud de una persona, e incluso ellos pueden tener prejuicios. Es decir, los profesionales de la salud no son observadores objetivos de nuestros cuerpos y no son inmunes a los paradigmas discursivos de la época. Homofobia, gordofobia, sexismo, y otros sistemas de opresión y exclusión, pueden entrar a la profesión de manera desconcertante. Desconcertante porque profesionales de la salud están para eso: cuidarnos, y si esta misma profesión está contaminada por un discurso perjudicial, nos corresponde a nosotros estar atentos e informarnos. Otro punto importante es la necesidad de interrumpir la cultura de felicitar el comportamiento restrictivo, y condenar a las personas que no demuestran un cuerpo (ni un comportamiento) hegemónico o popularizado.  Aunque ciertas restricciones son buenas (en el caso del consumo de alcohol o un cambio en la dieta necesario frente a una dolencia física como la diabetes), otras pueden estar causando una gran angustia psicológica y daño físico.

Es importante replantear cómo entendemos la salud.

Que les enseñamos a nuestros hijos cuando decimos «estoy re gorda me quiero matar !?!? «

-Mami, yo quiero adelgazar.
-¿Por qué?
-Porque estoy muy gorda. Tengo una panza y un culo muy grandes.
-¿Y eso te causa algún problema?
-Bueno…los demás niños se ríen de mí…
-No me refiero a eso. ¿Tenés algún problema para caminar, para correr, para saltar, para jugar?
-Bueno, me canso en las excursiones…
-Entonces está bien. Hay que adelgazar hasta llegar al peso ideal para el cuerpo que tenés: para poder caminar, jugar y hacer deporte sin cansarte. Y hay que comer sano y hacer ejercicio con frecuencia para no tener, cuando seas mayor, problemas de corazón, ni de tensión, ni esas cosas. Todo esto está bien. Lo de antes no está bien.
-Eso es lo que te decía…
-No. Vos me decías que querés adelgazar para que no se rían de vos. Y eso no es un motivo válido. Quien quiera reírse de vos lo va a hacer igual porque sos gorda, o flaca, o morena, o alta, o baja, o llevas anteojos, o cantas horrible…
-¿Y entonces qué hago? ¿Dejo que se rían de mi?
-Entonces aprendé a quererte como sos aunque se rían de vos. Es muy difícil; pero cuando lo consigas, vas a ser libre y serás feliz. Y además, cuando la gente ve que reírse de vos no te hace enojar, a los pocos días dejan de reírse de vos. Es como si fuera magia!!
-Pero estaría más linda si estuviera más delgada.
-O no… Hay personas gordas que nos parecen muy lindas y personas delgadas que nos parecen más feas. Hay a quien le gustan más las personas gordas y hay a quien le gustan más las personas flacas…
-Vos estabas más linda cuando estabas delgada.
-No sé si estaba más linda, ni me importa. Yo me cansaba menos cuando tenía mi peso ideal. Y a ese peso quiero volver. Pero justo a ese. Cuando adelgazo por debajo de mi peso ideal no solo empiezo a estar más fea, sino que también empiezo a sentirme débil y cansada, y aumenta el riesgo de que me enferme. Justo como cuando tengo sobrepeso. Y a vos te pasaría igual.
-O sea, ¿que vos no querés que adelgace?
-Yo quiero que adelgaces si vos te encontrás cansada o enferma y adelgazar te hace sentir más sana o más ágil. Entonces buscaremos tu peso ideal, y hasta ahí. Pero si querés adelgazar solo para estar más linda o gustar más a la gente, o para que no se rían de vos, entonces no quiero que lo hagas. Sos perfecta así como sos y como estás. Te dejaré hacer lo que quieras; pero no me pidas que me guste, porque no me gustará.
-Entonces me voy a quedar fea y gorda.
-Entonces te vas a quedar tonta y triste.
-Mami, pero es que yo quiero adelgazar…
-Espera, que me tomo un helado, descanso un poco y volvemos a empezar desde el principio. ¿Por qué querés adelgazar?
-¡Hey, mamá, dale !!!!
-¡Hey , hija!, ¿dale??

sos bella de acuerdo a una serie de números ?

Los cuerpos fluyen, se transforman.
Son todo menos estáticos y por eso no adhieren ni nunca van a adherir a los ideales de belleza que se presentan latentes en nuestra sociedad desde hace años.
Perseguir un cuerpo «perfecto» – donde lo «perfecto» es irreal e inexistente – es una lucha contra el tiempo, contra la inestabilidad, contra el movimiento.
Les invitamos hoy a encontrarse con sus cuerpos y aquello que las hace únicas. Sin romantizarlos ni caer en el trámite del amor propio. Sin darles una categoría ni pensar en el «debo aceptarme» o el «debo amarme».
Normalicemos porque existen cuerpos diversos, que no aparezcan en primera plana no significa que no existan o que no sean válidos. Están en todos lados, estamos en todos lados.

Ojalá podamos empezar a pensar en comer más saludable y en hacer ejercicio no desde la balanza sino desde la salud integral.

Por qué sos bella de acuerdo a una serie de números ? tu edad, tu altura, tus medidas, tu peso. Nada de eso te hace linda, haciendo lo que te dicen para tratar de encajar. Es tan lindo destacar! Por qué querer igualarte a todas? Es hora de ir cambiando las ideas de “belleza” que nos son impuestas para hacernos creernos que estamos mal y que tenemos que “comprar algo para arreglarlo”.

Los estereotipos también son violencia. Nos quieren dormidas, nos quieren confundidas. Pensalo por vos misma, por mí y por las que vienen. Hay un millón de cosas que nos hacen hermosas y ninguna se mide con un número.

“Una cultura obsesionada con la delgadez femenina no está obsesionada con la belleza de las mujeres. Está obsesionada con la obediencia de éstas”. Naomi Wolf .

Por eso acordate siempre de nuestro lema, ya hace mucho lo decimos, creo que es una frase que leí del libro de Maitena “Curvas peligrosas” …

No hace falta Ser otra. Es solo una cuestión de actitud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola
En que podemos ayudarte